miércoles, 23 de noviembre de 2016

Jueves a la Tarde (2016)

¡Aléjate de tus amigos! Fush, fuera. Sal de ahí.

Anímate a estar solo un rato, vamos, que no muerdes. ¿O sí? (Momento en el que caminás a un lugar más tranquilo. Llegás, te acostás/sentás y sacás una birome). (Este no es un desierto típico. No es para chiquitos sino que simplemente busca ser más cómico)

Nos ponemos en presencia de Dios, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. 
Ya estamos en oración.

Chicle derretido. Charco de agua podrida. Un sapo muerto. 
Imaginate que pisás descalzo un chicle derretido, agua podrida y último, un sapo muerto.
En la época de Jesús se caminaba mucho en patas y en sandalias. Pisar todo esto con sandalias no es un buen programa tampoco. Los pies estaban siempre sucios porque no había pavimento como hoy en día sino que caminaban por la tierra, por el campo y el desierto. Un día de suerte pisaban un sapo muerto, sino un día común pisaban una serpiente o un escorpión. Típico.
Ahora imaginate cuando entrás a tu casa mojado, “TE SECAAS ANTES DE ENTRAR A MI CASAAA” diría mi mamá. Bueno las mamás siempre cuidaron sus casas y hace 2016 años tampoco querían que entre gente con los pies sucios a sus casas.
Como hoy nosotros tenemos felpudos, tapetes o esos rectángulos para limpiarnos los pies, ellos usaban esclavos. Típico. ¡NADIE QUIERE LIMPIAR UN SAPO MUERTO DE UN PIE!

Ahora que entendiste lo que implica limpiarle los pies a los apóstoles, podés entender un poco más qué es el servicio. DIOS, el todopoderoso, creador de todo, el único ser perfecto, se hizo hombre, se arrodilló y le limpió los pies INMUNDOS a los apóstoles. Es como que el director del colegio te limpie los botines después de un partido con lluvia. Es un gesto de enorme servicio y humildad. Repito, Dios que tira rayos X, vuela y es el más poderoso, se pone al servicio de nosotros. ¿Típico? ANTI-TÍPICO.

Mi mamá me dice, “No comas de la fuente, servite en tu plato”, y después la veo pinchando una papita de la fuente. Obvio que no hago lo que me dice porque ella no me da el ejemplo y el ejemplo es lo más importante. Jesús eso lo sabía, y todo lo que Él enseñó, lo vivió dando el ejemplo. Su enseñanza fue su vida. Él dio su vida al servicio a los demás. El servicio es el fin y también el camino. Él nos enseñó, que la felicidad pasa por ser bueno con la gente. Y ser bueno en las cosas chiquitas.

Mi hermano hace poco pateó y volcó en el piso, sin querer, un balde entero de agua entre la comida y el postre. Mojó toooda la cocina y muy enojado y refunfuñando se puso a fregar el piso mientras el resto nos posicionamos para comer un rico postre. Me iluminé, bajó el Espíritu Santo o algo, agarré un trapo y me puse a secar el piso con él. Enseguida dejó de refunfuñar. En dos minutos secamos todo y estábamos en la mesa. “¡Gracias!”. Se le había ido el mal humor. Fue una pavada, no me costó nada, y me sentí bárbaro. Otros ejemplos simples son preguntarle a mamá cómo le fue en su día antes que ella me pregunte a mí. Darles un beso y un abrazo grande a papá y mamá. Charlarle a mis abuelos. Saludar a la gente de todos los días: colectivero, guardia de seguridad, profesores. Ayudar a un hermanito con la tarea. Ofrecerle algo a mi hermano más grande “Te sirvo agua”, ”Dejá, yo busco la sal”. Son cosas chicas de todos los días que nos van mejorando como personas.

Ahora animate a completar el talonario de abajo. Completalo con alguna acción en la que vos te pusiste al servicio de un amigo, un familiar o un desconocido. También pensá en algún momento que alguien te haya ayudado a vos y se hayan puesto a tu servicio. (Completalo, te doy cinco minutos ¡ponele garra!)

=> (Solo se puede seguir de este punto si se completó el talonario. Se necesita) <= 

Habiendo podido reflexionar en una situación en la que se hayan puesto a tu servicio y en otra en la que vos te hayas puesto al servicio de los demás, seguimos. Te doy 10 puntos para que escribas algunas cosas que capaz se te ocurre que podes hacer a la vuelta para transmitir alegría en el servicio. Puede ser una de las cosas que mencionamos más arriba o algo como dedicar una hora por semana para ir a ayudar a algún lado. (Te doy 10 minutos)
=>
=>
=>
=>
=>
=>
=>
=>
=>
=>
...................................................................................................................................................................
Este papel es anónimo.
Alguna acción que vos realizaste poniéndote al servicio del otro:

Alguna acción que alguien hizo poniéndose al servicio tuyo:

El servicio es el fin y también el camino.
Pensá en una persona que sea un ejemplo de entrega para vos. Que entrega su vida para los demás, con una alegría e inagotable energía. (Puede ser tu papá trabajando todos los días por tu familia, o tu mamá, yendo y viniendo entre el trabajo, la casa, el colegio, el súper y todas las infinitas cosas que hacen por nosotros. Van primeros porque aunque seamos adolescentes que nos confrontamos seguido, hay que saber valorarlos. También puede ser un amigo, un profesor, otro familiar, un santo o quien sea para vos un gran ejemplo)

Nombre de la persona:
Nombra tres cosas buenas que te gustarían imitarle:


No es fácil estar siempre al servicio y con alegría. A veces tenemos caídas y malos días. Necesitamos nafta Super Premium Fangio Infinia para perseverar. Para eso está la oración. Hay que pedir el don del Espíritu Santo, esta es la fuerza que nos va a ayudar a ser mejores, lo va a hacer más fácil. Pedile al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo e iluminame en _____________________________________________________________
Ven Espíritu Santo y ayudame a perseverar en____________________________________________________
Ven Espíritu Santo y tranquilizame cuando_______________________________________________________
Ven Espíritu Santo y _________________________________________________________________________
Ven Espíritu Santo y _________________________________________________________________________

Terminamos el desierto con un tiempo más para reflexionar. Pensá, andate por las ramas, rezá. Tenés hojas para escribir, usalas.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.